Cómo elegir una carrera según Ida de los Ríos

Ida de los Ríos es arquitecta. Fue docente en la Universidad Nacional de Asunción por 28 años siendo coordinadora de área, tutora de tesis y docente de dos cátedras. Fue jurado en varios concursos internacionales de arquitectura, miembro de la Comisión Nacional Bicentenario y del Grupo Ciudadela Cultural de Asunción.

Calabazas1-retocado
Calabazas. Acuarela de Ida de los Ríos, 1999.

Escribe para la revista Tiempo y es la única mujer miembro de la Comisión Directiva del Club Centenario, donde es Directora del área de planificación arquitectónica. En esta entrevista nos cuenta cómo eligió su carrera en tiempos en los que muchas mujeres se quedaban en casa y cómo pueden los jóvenes de hoy elegir una carrera sin equivocarse.

¿Crees que tuviste la suerte de dedicarte a lo que te gustaba o te faltó orientación laboral en el momento clave de decidir?

Habían muchas otras cosas que me gustaban, además de lo que elegí como carrera. Pero sabía que una profesión te tiene que gustar mínimamente y permitir generar un mínimo de recursos que te puedan dar una vida digna. Elegí arquitectura.

acuarela 2
Flores. Acuarela de Ida de los Ríos, 2010.

¿Qué crees que les falta a los jóvenes para poder decidir mejor qué carrera estudiar?

En el último curso del bachillerato deberían tener frecuentes charlas de profesionales que les acerquen sus vivencias acerca de las posibilidades y realidades del día a día del ejercicio profesional. Además deberían haber tests bien confeccionados dirigidos a descubrir las aptitudes y actitudes de los diferentes alumnos. Estas dos condiciones no siempre van de la mano.

tetera2
Teteras. Acuarela de Ida de los Ríos, 1999.

En la época en la que estudiaste un gran porcentaje de mujeres se decantaban por una vida casera. De hecho se solía decir que el trabajo de la mujer era casarse y tener hijos (muy revolucionario…). ¿Qué te ayudó a decidirte por la arquitectura y cuál fue el factor definitivo que provocó que realmente te dedicaras a ella?

flores1
Flores. Acuarela de Ida de los Ríos.

Siempre supe que no iba a ser mamá solamente. Ni siquiera pensaba en eso a los 18 años. Elegí arquitectura porque  es una disciplina que abarca muchos campos. Incorpora el conocimiento racional a una fuerte sensibilidad hacia lo artístico y lo social. Creo haber tenido condiciones para ello.

El día en que visité la ciudad de Resistencia y conocí “El fogón de los arrieros” decidí estudiar arquitectura.

¿Cuáles son tus otras pasiones?

La pintura, especialmente la acuarela; la literatura en todas sus formas; la música, especialmente el jazz; el tango, la música clásica y, desde luego, la música paraguaya.

¿En qué momento te dedicas a ellas?

Siempre llevo mi caja de acuarelas adondequiera que vaya pero no tengo la constancia necesaria para hacer progresos en la pintura. Siempre fui una lectora voraz y comencé a escribir pasada la cincuentena. Hoy esa es mi gran pasión. La música me acompaña  siempre, pero de forma pasiva, mientras me ocupo de otros temas. Me hubiera gustado ejecutar algún instrumento.

acuarela 4-2
Vasija de cristal con flores. Acuarela de Ida de los Ríos

¿Crees que el hecho de ganarse la vida en un sector como el de la arquitectura le impide a alguien dedicarse a otras cosas con las que también podría ganar dinero? 

No, la arquitectura no es una carrera difícil, lo más duro es el inicio del ejercicio profesional. Allí comienza el verdadero aprendizaje. Hay que ser muy sano mentalmente porque es una profesión en la que uno está expuesto al fracaso muchas veces y nunca  termina de aprender. Sí creo que hay que darse tiempo para otras cosas y si te permiten ganar algún dinero, mejor. De hecho muchos arquitectos se dedican a la fotografía.

¿Si cambiaras de sector ahora qué es lo que podrías aplicar de tu experiencia vital y laboral a tu nuevo trabajo?

Aprendí a interactuar con los clientes y con los constructores, eso tiene para mí un valor incalculable, aunque lo más importante fueron los 28 años de docencia universitaria. Se aprende mucho enseñando. Esta experiencia se puede trasladar a otros ámbitos pero siempre considerando que el saber disciplinar (de la disciplina en sí) es la condición esencial para lo que uno tenga que hacer.

Un día en la vida de Ida.

No arranco muy temprano, tengo el estudio en la esquina de mi casa lo cual es un verdadero privilegio. No tengo una rutina para nada. Cuando hay obras prefiero hacer el trabajo de dirección a la mañana y cuando es trabajo de gabinete me gusta la tarde, tengo “las luces” encendidas a esa hora. Tengo buenos ayudantes y colaboradores, eso se construye con el tiempo. Hoy, después de muchos años, estoy escribiendo bastante, generalmente por la noche.

calabazas2-retocado
Calabazas II. Acuarela de Ida de los Ríos, 1999.

Ida en el diván 

Un sueño por cumplir: aprender a bailar tango.

 Tu mayor fortaleza: la tolerancia.

 Tu peor debilidad: el temor al fracaso.

 Una frase célebre que te inspire: “Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina”. Gilbert Keith Chesterton

Qué le dirías a alguien que no sabe qué carrera elegir: Que lea mucho, que pregunte mucho y que acepte si eligió y se equivocó. Que no dude en dejarlo, puede empezar a buscar de nuevo. Otra cosa que le diría es que no sea complaciente con sus padres, que estudie lo que ha elegido.

Si quieres seguir leyendo información útil para el desarrollo de tu carrera o de tu negocio sigue nuestro blog www.lafabricadelaspalabras.com, donde emprendedores y empresarios encuentran información útil e inspiración para gestionar sus negocios.

También puedes seguirnos en nuestra fanpage de Facebook La Fábrica de las Palabras o sigue a @GrimaldiRosa en Twitter.

No olvides comentar, siempre nos encanta saber qué opinas!

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn1Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

5 Comentarios

  1. Linda lectura !!
    Aunque creo que no solo basta con escuchar las experien ias de otro es bueno tambien empezar a vivirla. Todo lo vivido se capitaliza. !!

  2. grmldpqr says: Responder

    Así mismo, Daisy. Yo creo que en muchos casos pensamos demasiado poco y en otros pensamos demasiado. Hay que encontrar el equilibrio y empezar a andar para poder experimentar, construir, mejorar y corregir. El “ensayo-error” es básico. ¡Gracias por tu comentario!

  3. Gustavo says: Responder

    No comentaré mucho porque ya conocía la mayoría de los talentos de Ida. Pero las acuarelas seleccionadas son maravillosas. Buen reportaje Rosa

  4. grmldpqr says: Responder

    ¡Muchas gracias!

  5. monica abente says: Responder

    Ida una amiga que a pesar de los años que nos tenemos me adoptó sin drama…. eso habla de ella un milímetro….q en arquitectura puede a ser mucho o puede ser nada !!! abrazote

Deja un comentario