Cómo mandar un e-mail para que te hagan caso

Cuando escribes un e-mail para pedir algo necesitas que te lean y te hagan caso pero eso sólo lo puedes hacer si tienes claro lo que quieres expresar. Sigue estas sencillas pautas y conseguirás lo que te propones:

  1. Piensa en quién es tu público y qué es lo que saben sobre el tema: A veces, cuando conocemos muy bien un proyecto, un producto o un servicio caemos en el error de creer que todo el mundo conoce el tema. Por lo tanto, lo primero es imaginar quién recibe el e-mail y, en base a eso, dar todas las explicaciones para que nos entiendan.
  2. Cree en el valor de tu contenido: No contactes a la gente con miedos e inseguridades. Por ejemplo, no es lo mismo decir “vamos a filmar un cortometraje y necesitamos fondos” que “nos gustaría filmar un cortometraje y necesitaríamos fondos”.
  3. Sé tú mismo: Tu voz escrita expresa tu personalidad y autoridad. Tu tono expresa emoción y actitud.
  4. Sé directo y específico: No digas nada que sea superfluo o innecesario. Necesitamos al máximo la concentración de quien nos lee para conseguir nuestros objetivos. Si te vas por las ramas, pierdes tu oportunidad.

Si suenas como alguien que sabe de lo que está hablando la gente va a querer leer lo que quieres decir. Si necesitas ayuda, contacta con La Fábrica de las Palabras.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Deja un comentario