Serie “Embajadores de Paraguay”: Luís Szarán

En el mundo hay dos tipos de personas famosas, las que son como Shakira no escapan de ser reconocidos por sus fans, pero también están las personas como Luís Szarán, que sin hacer mucho ruido no paran ni un momento.

Estoy 100% segura que sin importar donde estés viviendo, has oído hablar alguna vez de este gran hombre.

Esta puerta que abro hoy, la de Embajadores de Paraguay, pretende acercar al mundo a mirar este país con los ojos con los que yo lo miro, unos ojos que saben que aquí hay algo especial, muy bueno y diferente.

Szarán es el fundador de Sonidos de la Tierra, la organización sin ánimo de lucro responsable de la creación de la Orquesta H2O Sonidos del Agua, a la cual nombraron con el título de “Artistas de la Unesco por la Paz”.

Esta es una gran responsabilidad no solo para el elenco sino para Paraguay. Es una gran oportunidad de dar a conocer este país de forma positiva.

¿Qué son los Artistas de la Unesco por la Paz? Son personalidades de renombre internacional que utilizan su influencia, su carisma y su prestigio para promover el mensaje y los programas de la UNESCO.

La UNESCO colabora con ellos para sensibilizar al público en lo que refiere a cuestiones clave de desarrollo de su Organización. Esta es la lista de Artistas por la Paz que lo han sido antes de H2O Sonidos del Agua.
Siguiendo con méritos de Sonidos de la Tierra, la organización que lidera Luís Szarán, podemos mencionar otros proyectos como Sonidos de Libertad, el programa que implementan en las cárceles o el llamado Arpas Paraguayas, con el que crearon más de 20 conjuntos musicales de arpa de vida independiente.

Con esta explicación te habrás hecho una idea de quién es Luis Szarán y aquí te dejo la entrevista que tuvimos, una que con sus respuestas me llegó al corazón.

¿Cómo nació el proyecto Sonidos de la Tierra? ¿Qué hizo nacer en ti la necesidad de implementar un proyecto de ayuda social?

Siendo niño, con ocho años,  quise estudiar música y tuve la oposición de mi madre. Lo hice de forma clandestina con ayuda de manos anónimas, hasta llegar a ingresar a uno de los mayores conservatorios de música del mundo, el Santa Cecilia de Roma.

Con el paso de los años sentí la necesidad de devolver a la vida esa oportunidad que me dio de cumplir mi sueño. De la misma forma, busqué la forma de ser un puente entre los que pueden ayudar y entre aquellos que no tienen oportunidades.

¿Cuáles son las cifras actuales del proyecto? ¿A cuántas personas han podido llegar?

En 15 años Sonidos de la Tierra llegó a 17.000 niños y jóvenes y a sus familias. Contamos con la asistencia de un ejército de 130 profesores y más de 400 voluntarios, así como de equipos de adultos que administran las escuelas de música y las orquestas en cada pueblo.

El equipo de adultos conforma una Sociedad Filarmónica que genera recursos para colaborar con el soporte del programa. Hemos llegado a porcentajes muy elevados de contrapartidas y también logrando su propia independencia o sostenibilidad por sí mismos en pocos años.

La orquesta H2O Sonidos del Agua busca la protección del entorno y de 52 de los cauces fluviales de Paraguay. ¿Qué reconocimiento ha recibido por parte de la UNESCO recientemente? ¿Qué significa eso para Paraguay?

H2O “Sonidos del Agua” es uno de los tantos programas que tenemos dentro de Sonidos de la Tierra.

En 50 pueblos que se encuentran cerca de un cauce se ha formado una orquesta H2O con instrumentos reciclados sobre objetos relacionados con el agua y, de forma paralela, se trabaja con la comunidad. Motivados por la alegría de la música los participantes colaboran para preservar el cuidado del agua y el entorno.

La campaña tiene un éxito increíble y logró cambios exitosos en los hábitos de muchos ciudadanos y comunidades.

La UNESCO nos premió como “Artistas por la Paz del Mundo” y tenemos un gran compromiso a partir de ahora para replicar nuestra experiencia paraguaya en otros países.

El premio es de gran importancia para el Paraguay. No solo nos constituye como embajadores itinerantes del país, sino que además nos convertimos en los transmisores del mensaje por el cuidado del agua a todo el mundo.

Eres un hombre que ha podido disfrutar el privilegio de recibir premios muy importantes a escala internacional. ¿Qué significa para un profesional el poder recibir premios por su trabajo? ¿Crees que con los premios se pone fin al trabajo duro?

Parecería que el hecho de recibir un premio significa que se cierra una etapa de mucho trabajo en la vida de uno. También podría servir para alimentar la vanidad personal y multiplicar los elogios pero eso depende de cada persona.

Desde muy joven tuve reconocimiento nacional e internacional acerca de mi trabajo, pero no incidió absolutamente nada en mi vida más allá de la visibilidad externa.

Lo que sí veo como positivo de los premios es que inspiran a los jóvenes a tomar como modelos a personas reconocidas. Eso es positivo en un mundo donde las ofertas de “ídolos” o modelos inspiradores no siempre van acompañados de ejemplos de conducta, superación o de actitudes positivas en la vida.

¿Cuál es tu definición de hombre o mujer exitoso/a? 

La mayoría de las personas tienen una imagen acerca de lo que es ser exitoso en la vida. Esto va acompañado generalmente de un modelo impuesto por la sociedad de consumo y que está relacionado con la posesión de bienes materiales, llámese autos de lujo, yates, mansiones, mucho dinero, etc.

Una buena cantidad accede a ello con trabajo honesto (o no) llegando al final de sus vidas a comprender que de nada sirve solo eso. La paz en tu espíritu, las amistades que has cultivado y los valores humanos son los que verdaderamente te sostienen.

Esto lo he hablado con una cantidad de amigos millonarios de avanzada edad, que al final de sus vidas se dan cuenta que tienen una sola cosa: dinero. De ahí nació una frase que empleamos en nuestra campaña de trabajo social:

“El progreso de un pueblo no se mide por la cantidad de semáforos en las calles, tampoco por la cantidad de camas en los hospitales ni por el nivel del PIB…el progreso de un pueblo se mide por el nivel de felicidad de su gente”

¿Cómo combinas la vida laboral con tu vida familiar?

En los últimos años aprendí a dosificar y a equilibrar los tiempos. Casi toda mi vida la dediqué a mi pasión: la música. Descuidé a mis parejas, mi hogar. Nunca tuve estabilidad llegando a contadas separaciones y divorcios por motivos diversos pero principalmente por mi orden de prioridades.

Fue muy duro y, aunque tardé en comprender la importancia de ese equilibrio, lo pude lograr.

¿Hay algún error que hayas cometido a lo largo de tu carrera del que te hayas arrepentido? 

Errores cometidos muchos, pero útiles como aprendizaje diario para ir mejorando el desempeño. Nada grande en especial como para destacar.

Ya que tu eres un hombre de mucho mundo, ¿qué le dirías a los emprendedores y empresarios paraguayos para ayudarles a internacionalizarse y perder sus miedos a cruzar las fronteras de Paraguay?

El Paraguay vivió casi dos siglos como una isla, como diría “el paraguayo pensando que su ombligo es el centro del universo” y eso tiene raíces históricas y políticas que fueron definiendo esa actitud. En las últimas décadas y más recientemente hay un Paraguay mirando y navegando afuera. Es reconfortante y necesario.

Estos son tiempos de alianza, con tu familia, con tus vecinos, con los países y el mundo entero

Luís Szarán en el diván

Tu mejor virtud: La paciencia y la planificación.

Tu peor defecto: En lo cotidiano decir sí todo el tiempo y después complicarme para resolverlo.

Alguna frase que te haya acompañado a lo largo de tu carrera y el nombre de la persona que la pronunció: Me quedó una frase de mi madre en tiempos que éramos muy pobres y vivíamos en el campo. Había noches con la olla vacía o apenas algunas mandiocas hervidas con ocho bocas para alimentar. Ella nos miraba con ternura y decía: “no se preocupen, ya va amanecer”. Esa expresión me acompaña y sostiene en todas las batallas.

Te invito a comentar este post en la zona de comentarios.

Mi nombre es Rosa Grimaldi y soy la redactora que hay detrás de La Fábrica de las Palabras. Me dedico a redactar contenido para empresas y, a través de mi blog, doy herramientas a emprendedores y empresarios para que sean más felices.

Soy nómada y desde que Paraguay entró en mi vida, allá donde voy, actúo como puerta para que muchos paraguayos y gente de otros países se conozcan. Sigo haciéndolo no solo físicamente, sino también en digital.

Si te ha gustado, sígueme en Facebook o en Twitter. El mes que viene tendremos de embajadora a Nancy Ojeda, dueña junto a su esposo del restaurant I love Paraguay: Los paraguayos que cumplieron el sueño americano: I love Paraguay, el restaurante al que no dejarás de ir cuando visites NY

 

Summary
Serie
Article Name
Serie
Description
La serie embajadores de Paraguay pone de relieve figuras emblemáticas de este país. En este capítulo de la serie le tocó el turno a Luís Szarán que, a través de su organización Sonidos de la Tierra ha puesto en marcha un programa educativo musical que ha llegado en 2017 a ser nominado con el título de Artistas por la Paz de la UNESCO.
Author
Publisher Name
La Fábrica de las Palabras
Publisher Logo
Share on Facebook394Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn1Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

6 Comentarios

  1. Gracias Rosa por mostrarnos lo bueno que somos y tenemos! Amanece para todos! Me encanto conocer mas a Szaran. Cariños!

    1. Rosa Grimaldi says: Responder

      Gracias por tu comentario, Daisy. Me encanta saber que mucha gente le haya conocido mejor a Szarán y que poco a poco los paraguayos vayan valorando más todo lo bueno que tienen y hacen! Como decía, me encanta ser esa puerta y que ésta conecte ambos mundos!

  2. Rodney Valdez says: Responder

    Excelente trabajo Rosa…felicitaciones!!
    Y Luis Szaran y Señor Embajador,digno representante del Paraguay

    1. Rosa Grimaldi says: Responder

      ¡Mil gracias, Rodney! Es un halago para mí que te haya gustado tanto. En dos semanas seguimos con la serie y hablaremos de Yanina Aubrey, una paraguaya afincada en Londres que tiene una marca de ropa de bebé presente en 20 países. Se llama Aravore y se fabrica íntegramente en Paraguay con algodón orgánico que se planta también aquí. Te espero para que me digas que te parece el capítulo 2 de la serie! Saludos

  3. Max gamarra says: Responder

    Hace ya algún tiempito, en los años 70, Luis Szarán fue mi profesor de música en Asunción,en el colegio Fernando de la Mora, en ese entonces, él muy joven,pelo a lo Mozart, ya tenía ese talento,incomprendido por sus jóvenes estudiantes, luego , muchísimos años después,lo vi dirigir una orquesta en el Victoria Hall de Ginebra, con unas obras que recuperó de partituras de la época de los Jesuitas, genialmente adaptado por él. Gracias a gente como Luis Zsarán, se escucha hablar ,positivamente,de nuestro país en en extranjero; porque en Europa se conoce poco sobre Paraguay, excepto el período de la dictadura o gracias al fútbol! Me imagino que hay un montón de personas “embajadoras” de nuestro país, en diversas partes del planeta, en mi caso, doy mi grano de arena para que se sepa un poco más de este pequeño país ” mediterráneo”,como lo dijo un poeta, y cada vez que tengo una información positiva u optimista, la comparto con mis estudiantes y entorno de amigos suizos o franceses; por ejemplo,estoy seguro de que se conoce la loable labor de Favio Chávez que en 2006, creó una orquesta con instrumentos recuperados de los desechos de Cateura.
    “www.recycledorchestracateura.com”, genial! Últimamente, una editorial francesa publicó un pequeño libro, “L’incroyable histoire de l’ orchestre recyclé” de Michel Piquemal y Lionel Le Néouanic, que restituye con poesía ese alegre cajón de sastre.
    También hay algunos jóvenes directores de cine que tratan de hacer conocer su arte a través de sus creaciones en diferentes festivales internacionales, aquí, en Ginebra, mi ciudad adoptiva, hay uno que se llama ” filmar en América Latina” ; la primera película paraguaya que se proyectó fue “Siete cajas” , desde entonces, cada noviembre, hay una o dos obras paraguayas presentadas, en fin, pienso que cada persona que está fuera de su tierra puede ser un ” embajador ” ,incluso algunos extranjeros que aman lo nuestro ! Saludos a los compatriotas del mundo, max gamarra, desde Ginebra, Suiza.

    1. Rosa Grimaldi says: Responder

      ¡Fantástico, Max! Sí, estoy en contacto con Favio y tengo previsto entrevistarle a fines de mes para que la nota salga en marzo pero sí, totalmente de acuerdo en que muchos de los paraguayos por el mundo son los grandes embajadores. Te mando un abrazo hasta Suiza y espero reencontrarte por el blog leyendo más sobre Paraguay, emprendedores y embajadores!

Deja un comentario