Cómo emprender un negocio sin gastar un céntimo

Estamos caminando hacia un mercado laboral en el que, con las nuevas tecnologías, la facilidad de movimiento de personas por todo el mundo y los recortes en todas las áreas estamos cada vez más abocados a un modelo en el que –queramos o no– la mayoría vamos a convertirnos en dueños de nuestro propio negocio.

Cada individuo, único en su formación, carácter y punto de vista va a tener que trabajar su personal branding para vender sus servicios y así solucionar un problema que otros no ofrecen.

El poder crear un negocio propio es una cuestión de autoconocimiento. En un mundo tan competitivo como el de hoy solo vas a ser el mejor en tu campo si es un trabajo que te gusta y te inspira, si no, olvídalo. Además, cada uno tiene sus gustos, habilidades, idiomas, hobbies y cada combinación  de todos estos factores resulta en un ser extraordinario del que no existen dos iguales.

Tú.

la unica forma

El autoconocimiento es básico

Si no sabes en qué puedes aportar a la sociedad hazte las siguientes preguntas:

¿Cuál era la asignatura en el colegio que más te gustaba y de la que mejores notas sacabas? No me seas nerd y me contestes que sacabas buenas notas en todo…en serio, piensa bien.

¿Qué actividad o actividades te gusta hacer? Eso con lo que puedes pasar horas y no te enteras que el tiempo pasa. Uno puede tener varias pasiones a la vez, estudia cuáles son las tuyas para ver si son combinables entre sí.

¿Qué le falta al mundo que tú puedas aportar? Es muy difícil inventar algo nuevo que no exista todavía. No desesperes si la competencia es feroz. Seguro que hay algo que sabes hacer que los demás no.

¿Para qué temas te suelen pedir ayuda y por qué te eligen a ti? Eso te puede dar una buena pista para conocer en qué puedes ayudar a los demás.

Una vez tengas la respuesta a estas preguntas estarás más cerca de saber qué es lo que puedes ofrecerle al mundo con tu empresa. Si tus respuestas son muy dispares o si las posibilidades de que puedas emprender en tu campo están muy lejanas sigue leyendo.

Cómo crear un negocio sin gastar nada

Obviamente no voy a enseñarte un truco mágico para que empieces a alimentarte del aire. Como es lógico vas a tener que recurrir a los tres clásicos:

friends family fools

  1. Seguir con tu trabajo actual y aguantarlo hasta que consigas la independencia con tu negocio.
  2. Contar con el apoyo de tus padres, de tu esposa o esposo.
  3. Ir en busca de las tres F para que te apoyen en tu proyecto: Friends, family and fools.

 

Planea bien y no cometas un “suicidio emprendedor”

Lo importante es que no empieces a construir el cuento de la lechera ya que ni nuestros padres, ni nuestros esposos ni nuestros amigos tienen fondo perdido. No hay que abusar. Estos son los pasos que te llevarán hacia un plan exitoso:

  1. Márcate un período razonable en el que tu familia, amigos o pareja te apoye y discútelo con ellos. Es esencial.
  2. Piensa en un combinar las habilidades de las que hablábamos antes (las que sólo tu posees) y piensa en un negocio pequeño con costos de entrada bajos y un potencial de crecimiento alto. Seguramente te vas a ver abocado al sector servicios.
  3. Si ya tienes una idea en mente probablemente estés pensando que para darte a conocer vas a tener que usar las redes sociales o un blog. No empieces hasta que no sepas DEL TODO como funcionan. Si todo tu marketing se va a basar en esos medios mejor que sepas cómo hacerlo bien. Te recomiendo coursera.org para aprender, entre otras cosas, marketing digital.
  4. Analiza qué es lo que ofrece la competencia, a qué precio y cuál es tu diferencial.
  5. Si te ves abocado a tener que seguir trabajando para mantenerte y, a la vez, emprender un negocio tengo buenas noticias: ¡Se puede! Yo misma lo hice y, a pesar que cometí fallos, estos me sirvieron para aprender y volver a emprender exitosamente con mi empresa actual www.lafabricadelaspalabras.com
  6. Si no tienes suficiente tiempo para dedicarle a tu empresa por tu otro trabajo o si son demasiadas las tareas a realizar a diario no contrates a nadie, asóciate con alguien que te complemente y comparte ganancias (cuando las haya).
  7. Si te sientes abrumado por la competencia y te parece imposible darte a conocer en semejante océano de servicios empieza pequeño y ve creciendo poco a poco. Una buena forma de hacerlo es realizando una pasantía o un voluntariado que te ayude a darte a conocer para que posteriormente te confíen trabajos como freelance.
  8. No gastes dinero en nada que no sea IM-PRES-CIN-DI-BLE: Por ejemplo, si acabas de empezar tu negocio usa tu casa como oficina. No alquiles un local, espera a tener suficiente capacidad económica para poder hacerlo.

A veces el momento actual sencillamente no es el más favorable para poder emprender ¡ni siquiera sin gastar un céntimo! Lo importante es no perder el foco y tenerlo siempre en mente para provocar que lo que quieres ocurra suceda en el futuro. Si te das cuenta que te falta formación sacrifícate y estudia. Haz todo lo que esté en tus manos para ser un buen profesional y vuelve a la carga cuando estés listo.

Hay países en los que es más fácil emprender que en otros. Paraguay, por ejemplo, se caracteriza por la laxitud en las leyes para emprender lo cual es buenísimo por un lado y malo por otro. Aquí solo se necesita un libro de facturas y pagar impuestos por lo que se gana.

En España, por el contrario, para emprender lo primero que hay que hacer es desembolsar un dineral sin saber siquiera si vas a ganar algo. En esos casos mi única sugerencia es ir en contra de la ley. ¿Tienes miedo? ¡Entonces sigue desempleado o trabajando para el cretino de tu jefe!

Me hace muchísima ilusión que comentes este post y si necesitas ayuda con tu blog o redes sociales contáctame.

Puedes seguirme en Twitter @GrimaldiRosa

Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn2Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

4 Comentarios

  1. Tania says: Responder

    Genial, muy buen artículo 🙂

  2. grmldpqr says: Responder

    ¡Gracias, Tania! Me alegra mucho que te haya gustado. Si estás interesada en el tema de ser tu propia jefa quizás te interese este otro artículo: Cómo trabajar desde casa y poder disfrutar de tus hijos

    http://lafabricadelaspalabras.com/como-trabajar-desde-casa-y-poder-disfrutar-de-tus-hijos/

  3. Yolanda says: Responder

    Muy interesante, Rosa. Además me gusta el toque de humor del “cretino de tu jefe”. En realidad muchos lo hemos pensado mil veces y no nos atrevemos a dar el paso. Pero con artículos como los tuyos, uno toma confianza! Gracias!

    1. grmldpqr says: Responder

      Jajaja! La verdad es que estaba dicho con el corazón. A uno le toca cada jefe … A muchos de ellos les encanta criticar el trabajo de uno pero, a la hora de remangarse desaparecen mágicamente. Están los que esconden información para que nunca puedas saber tanto como ellos y los que piensan que dirigen a un montón de números y no a un montón de personas. Para ir bien todas las empresas deberían obligar a sus jefes a asistir a cursos de liderazgo porque hay cada uno circulando…