Entrevista de trabajo: respuestas inteligentes a preguntas estúpidas

Como candidato a un puesto de trabajo, ¿cuántas veces fuiste a una entrevista y te preguntaron alguna estupidez? Y como empresario, ¿cuántas veces dejaste la difícil tarea de contratar en manos de alguien que no sabe cómo hacerlo?

Relegar la contratación puede traer consecuencias negativas

Muchas empresas no se dan cuenta que tener a la persona equivocada realizando un trabajo tan importante como la contratación puede ser muy negativo. En media hora de contacto con un mal RRHH se puede conseguir hacer mucho daño: que los buenos candidatos huyan y que tu empresa se gane muy mala prensa ¡2×1!

En una de mis últimas entrevistas de trabajo –en España– lo hicieron en dupla. Una de mis futuras jefas vestía una camiseta de Disney mal conservada de esas que se llevaban en los 90. Al ver el tipo de perfil profesional que ellas tenían, su ropa y actitud pude ver claro que no iba a poder crecer ni un ápice en esa empresa. Acepté el trabajo por circunstancias personales y porque, lamentablemente en 2009 la crisis nos azotaba a muchos.persona_equivocada

El RRHH también está siendo examinado en la entrevista

Lo que se extrae de esa experiencia es que no es sólo el candidato el que está a examen, sino también los entrevistadores. Se pueden sacar muchas conclusiones en una sola conversación de media hora, por lo que es mejor poner a alguien que sabe lo que hace al frente.

En este artículo encontrarás las clásicas tres preguntas que, como empresa, deberías evitar en una entrevista por no aportar ningún valor a tu organización. Muchas de ellas inducen a la mentira por parte del candidato por lo que, por más que haya dicho lo que quieras oír, su respuesta no te servirá a lo largo de su carrera en tu corporación.examinar_alguien

Tampoco pierdas de vista que los candidatos necesitan tanto ese empleo como tu precisas de alguien que lo cubra.

 

 

Ponerte en una posición de dominio no te servirá más que para empezar con mal pie la relación laboral.

Pregunta estúpida 1: ¿Cuánto cobrabas en tu puesto anterior?

Tips entrevistador: Nadie va por ahí preguntándole a la gente qué es lo que cobra. Es de mala educación y el hecho de que estés sentado en el lugar del RRHH no te da derecho a hacer preguntas de esa índole.

Opta por averiguar sus aspiraciones económicas en la entrevista. Es mucho más directo, habla mucho mejor de ti como empresa y, además, incomodarás menos al postulante.

Tips candidato: Si te están entrevistando y te lanzan la clásica pregunta del sueldo anterior, lo primero que te vendrá a la cabeza es “a ti que te importa” pero, como te interesa el trabajo, será mejor que no te inclines por esa opción (obviamente). que

Mi sugerencia es responder con otra pregunta. Por ejemplo: ¿Tienen algún tipo de restricción en cuanto a salarios para este puesto?

También puedes responder que es una información muy personal que no deseas compartir y que, por lo tanto, será mejor que te digan qué importe tienen pensado pagarte para poder ver si la contratación es posible.

Bajo ningún concepto reveles el importe de tu anterior sueldo. Sería como revelar cuáles son tus cartas en una partida de póker.

Pregunta estúpida 2: ¿Cuál es tu mayor defecto o virtud?

Señores, las personas tenemos millones de defectos y de virtudes. Fingir que somos máquinas perfectas es un error tanto por parte de los futuros empleadores, como por parte de los candidatos. La muerte del CV (artículo relacionado).

En la mayor parte de ocasiones las entrevistas de trabajo son experiencias en las que no sale el YO más natural de nadie. Con toda probabilidad esta pregunta va a desconcertar al interlocutor, lo cual puede derivar en una respuesta atolondrada que no refleje la realidad. defectos_virtudes

Tips entrevistador: Evaluar a los aspirantes en base a una pregunta en que te van a contestar lo primero que se les pase por la cabeza no es una buena apuesta. Inclínate por preguntas del tipo: ¿qué crees que puedes aportarle a esta empresa?

Tips candidato: En caso de enfrentar esta pregunta como postulante te recomiendo que, para los defectos uses alguna característica que prácticamente no tenga relación con el puesto y, para virtudes, des una de las que supuestamente se desean en el candidato.

Ejemplos:           Virtudes: puesto de informático_____soy muy organizado

Defectos: puesto de event manager_____no me gusta demasiado leer

 

Pregunta estúpida 3: ¿Por qué te fuiste de la última empresa en la que estabas?

De nuevo volvemos a entrar en un terreno delicado. Puede ser que el candidato no esté dispuesto a compartir una experiencia pasada, por lo que estaremos provocando de nuevo respuestas basadas en mentiras que no aportan nada.mejor_trabajo

Convengamos que, en la mayor parte de ocasiones, la razón que impulsa a un individuo a cambiar de trabajo es la búsqueda de una mejoría y eso debería ser suficiente para que, potencialmente, pueda ser la persona ideal para cubrir el puesto.

En conclusión, realizar preguntas capciosas en una entrevista no tiene más que un impacto negativo en los demandantes potenciales de empleo y, como consecuencia, proyecta muy mala imagen de la empresa.

Como candidato es recomendable que no adoptes una actitud sumisa. Piensa que si les gustas tú y tu experienciabebe triunfal será a ti y no a otro a quien elijan.

Siempre nos hacen mucha ilusión vuestros comentarios y que se comparta en las redes sociales. Si te parece que este artículo le puede servir a otro ¡dale al botón compartir!

Síguenos en Facebook La Fábrica de las Palabras, suscríbete a nuestro blog o síguenos en Twitter @GrimaldiRosa y si necesitas contenido para tu empresa contacta.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn1Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

2 Comentarios

  1. Laura says: Responder

    Me encanto!

    1. grmldpqr says: Responder

      Gracias, Laura! Vuelve pronto!

Deja un comentario