Guía completa del marketing de las 4 P, las 4 C y las 4 E

Las 4 P del marketing son los 4 mandamientos para las ventas basados en la empresa y teniendo a la empresa en el centro de todo (años 60). Con la irrupción de lo digital, las P pasaron a ser 4 C por la necesidad imperiosa de poner al cliente en el centro de todo (años 2000). Ahora lo que manda en 2021 son las 4 E, basadas en la interacción y emoción. Si quieres saber si estás cumpliendo con todos los mandamientos para atraer a tu mercado, sigue leyendo.

¿Cuáles son las 4 P o “The four P”?

Las 4 P son los principios de venta basados en la empresa, teniendo a la empresa creadora del producto o servicio en el centro de todo. Este término de las 4 P fue acuñado por E. Jerome MacArthy en su Marketingmix en los años 60 y estos son los 4 elementos que lo forman:

  • Price (precio): el dinero que tu mercado está dispuesto a pagar por tu producto o servicio.
  • Product (producto): aquello que vendes, sea cual sea el formato en que lo vendas, ha sido creado para satisfacer ciertas necesidades de la gente común.
  • Place (lugar): la forma en que llega a las manos de tus clientes (incluyendo extras por envíos o esperas por estar lejos).
  • Promotion (promoción): cómo das a conocer tu producto o servicio a la audiencia. En este momento de la historia (años 60) el “push marketing” era lo que se llevaba. Cualquier anuncio de la TV podía decirte que cierto producto lavaba más blanco que los demás y los consumidores tenían que creérselo.

Estos cuatro principios siguen estando en vigor hoy en día –incluso el push marketing sigue en vigor en algunos canales– pero, con la irrupción de lo digital, evolucionaron y pasaron a tener una perspectiva más basada en el consumidor y sus necesidades que en el producto en sí, las 4 C.

Éstas son las 4 C

En los años 2000, con la irrupción de las redes sociales rápidamente van cambiando algunos conceptos. Las empresas dejan de estar en el centro de todo para pasar a estar a la merced de lo que necesitan los consumidores, en ese momento son ellos los que verdaderamente mandan. Fíjate en cómo cambian las cosas:

4 C

Consumidor: se trata de los deseos y necesidades del cliente. Las empresas comienzan a crear productos basados en las necesidades de los clientes, así es más fácil vender, ya que son productos o servicios más beneficiosos para ellos y mucho más a la medida.

Coste: ojo porque no es lo mismo que precio. Precio es netamente lo que vale el producto, el importe por el que lo vendes. En cambio, dentro de coste podemos incluir conceptos como el tiempo que tarda una persona en llegar hasta tu producto o servicio para poder comprarlo y los beneficios o falta de ellos. Determina tu coste general para poder llegar al siguiente punto, la conveniencia.

Conveniencia: una vez sepas cuáles son los hábitos de tus clientes sabrás dónde poner tu producto o servicio disponible a la venta. Obviamente, cuanto más fácil y menos tenga que moverse el consumidor, más conveniente y fácil será consumirlo.

Comunicación: a principios de los 2000 comienza a nacer lo que se conoce como “pull marketing” o “inbound marketing”, que es la técnica de comunicar el valor del producto o servicio a posibles clientes. Así se les involucra, se les mantiene informados y se comienzan a abrir puentes y relaciones hacia ellos (fan pages, blogs, newsletters).

Las 4 C son factores determinantes para la toma de decisión de los clientes de hoy porque, en todo ese proceso de comunicación, es donde se genera la confianza y las ventas. Son los canales donde conocer a tu cliente, saber qué quiere y necesita de tu producto.

EL EXCESO DE INFORMACIÓN Y CÓMO LAS 4 E SE HAN CONVERTIDO EN LA REGLA EN 2021

Y como nada podía ser tan fácil…y menos en esta época de exceso de información y de opciones con las que los consumidores andan mareados, para terminar de llevarte el gato al agua tendrás que tener en cuenta las 4 E. Te las presento:

4 C

Experiencia: hoy en día los clientes ya no solo buscan una marca que les solucione un problema, sino que quieren “casarse” con ella, sentir que pertenecen y sentirse bien con ella. Para ello es esencial tener una voz de marca clara, diferente y generar experiencias con tu producto o servicio…e incluso con tus comunicaciones digitales. Ten esto en cuenta para antes, durante y después de la compra de tu cliente. Pregúntate: ¿cómo puedes hacer para que sientan que pertenecen a tu clan?

Evangelización: la evangelización es conseguir que tu cliente te recomiende. Si le das exclusividad hacia un terreno en el que los demás mortales no tengan acceso (o sea, le das exclusividad y le mantienes seguro) estará satisfecho por la atención y el producto y te recomendará.

Exchange (intercambio): no te frustres si tu cliente no compra todavía. Los clientes, de todos modos, pagan con su tiempo (invertido en leerte) y con sus datos. Es una cuestión de tiempo la de conseguir que piquen el anzuelo.

En cualquier lugar: esto es más válido que nunca, especialmente en estos tiempos pandémicos por Covid-19 en los que las ventas digitales se han disparado. Pregúntate: ¿Puedes vender en cualquier lugar y en cualquier momento? Si es que sí, vas por buen camino en tu adaptación a los clientes de hoy. Si es que no, date cuenta que el enfoque no está solo en tu negocio, sino también en tus clientes.

Es importante que conectes con ellos con una buena estrategia de marketing, la que puedes crear haciendo clic en el botón de abajo.



Acerca del autor de esta entrada, Rosa Grimaldi

Rosa Grimaldi

Rosa Grimaldi es la fundadora de La Fábrica de las Palabras. En sus 6 años de trabajo desde el nacimiento de su negocio ha ayudado a más de 60 empresarios a tener presencia digital y a vender en Internet. Rosa ha escrito más de 25.000 palabras en su blog y más de 1500 posteos de contenido gratuito en las redes sociales que te ayudarán a destacar en Internet. Haz clic aquí para seguir a La Fábrica de las Palabras en Instagram.

Deja una respuesta