Sachiko Tanaka: el rostro de la victoria contra el cáncer

cáncer la fábrica de las palabras

Nadie antes consiguió hacerme llorar de emoción y erizarme la piel tantas veces en una entrevista. Solo una experiencia límite como la de Sachiko Tanaka puede conseguirlo. Tan útil es lo que cuenta en su relato, especialmente para las personas que están viviendo de cerca el cáncer, que no me he atrevido a recortar nada. Sin desperdicio de principio a fin.

En ella encontrarás el relato de su caso personal, información útil sobre cierto tipo de alimentación contra el cáncer y, lo más importante para mí, consejos para enfrentar una mala noticia.  Los he destacado con una fuente especial para que no te los pierdas.

Foto de portada de René Ruiz Díaz.

cáncer la fábrica de las palabras
Foto de Marcelo David Sandoval https://www.instagram.com/marchalo/

¿Cuéntanos cómo fue todo el proceso que viviste con esta segunda vez en la que se te desató el cáncer?

En enero empecé a tener dolores de espalda. Yo al principio pensaba que era algo de origen muscular. Luego los dolores empezaron a ser más intensos todo el tiempo. Me fui al traumatólogo y me mandó una tomografía. En los resultados salió una masa extraña que estaba presionando mis cervicales. El médico me dijo que no quería ser pájaro de mal agüero pero con mis antecedentes de cáncer lo mejor era hacerme un PET scan.

Me fui a Buenos Aires a hacérmelo porque salía más barato allá y efectivamente se veía una masa probablemente cancerígena. Al volver a Paraguay me hicieron una biopsia con tan mala suerte que sacaron dos ganglios benignos, o sea no agarraron los ganglios correctos.

Estaba muerta en vida

Como mi caso particular parecía una recaída mi doctor me recomendó ir a hacerme un nuevo diagnóstico en Sao Paulo. Allá fue donde me confirmaron el cáncer y me anunciaron que no bastaba con hacerme una quimio, me tendrían que hacer un trasplante de médula.cáncer la fábrica de las palabras

El tratamiento me lo realicé allá y consistía en una serie de cuatro quimioterapias primero. Una vez muertas las células cancerígenas, se llevó a cabo un trasplante autólogo, es decir, yo misma me donaba mi propia médula.

Después del trasplante me hicieron 12 sesiones más de quimioterapia. A la sexta quimio me empecé a sentir muy mal. Estaba muerta en vida, no tenía fuerza, me pasaba el día vomitando, no podía comer, me dolía todo, fue un infierno viviente.

Por suerte mi médula comenzó a funcionar el día 11, algo que sucede en muy pocos casos. Lo normal es que comience a funcionar a partir del día 12. Era como que todo mi cuerpo dijera “viví”. Después de tres semanas ya me mandaron a Paraguay y desde entonces estoy viendo cómo quiero que sea mi vida a partir de ahora.

¿Qué es la alimentación cetogénica?

Es una dieta en la que se evitan los carbohidratos, ya que se convierten en azúcar y es precisamente de azúcar de lo que sobreviven las células cancerígenas.

¿Puede una persona con cáncer sobrevivir a la enfermedad con solo esta alimentación? ¿Cuál es tu experiencia sobre este tema, ya que circula mucha información falsa por internet?cáncer la fábrica de las palabras

Yo personalmente pensaba solo irme por la línea del cambio de alimentación pero tenía mucho miedo porque nadie me podía asegurar que eso pudiera funcionar. Hubo gente que me dijo que se había curado gracias a eso pero era tener mucha fe. De hecho le pregunté a mi médico clínico si podía curarme solo con esa alimentación, él me dijo que solo había algunos casos en EEUU, pero ninguno en Paraguay.

Yo siempre soy una persona muy positiva y hasta no saber seguro lo de mi cáncer estaba decidida a no deprimirme

A pesar de ello me recomendó seguir con esa alimentación, lo cual iba a poder permitirme que el cáncer no creciera, y me mandó a Sao Paulo para ver de raíz lo que me pasaba. Gracias a él me fui.cáncer la fábrica de las palabras

Curiosamente mi cáncer tenía un tamaño que se notaba que venía creciendo como loco. Sin embargo, del estudio que me hice en Argentina hasta el que me hice de nuevo en Sao Paulo se había reducido de tamaño y eso solo fue por la alimentación.

Mi conclusión es que cuando ya tienes un cáncer desarrollado lo mejor es hacer un tratamiento como radio o quimioterapia pero no hay que olvidar la alimentación porque es vital. Conozco casos de personas a las que se les redujo el cáncer pero no escuché todavía casos reales cercanos  de personas a las que se les elimine el cáncer con esta alimentación.

De todos modos cada cáncer es un mundo y cada uno tiene su tratamiento, la edad, el contexto incluye mucho, por eso yo siempre hablo de mi caso, pero eso no significa que todos sean iguales.

¿De qué factores depende para ti la confianza en un médico?

Yo creo que depende de la experiencia de cada uno. Yo creo que la salud es algo integral. Por ejemplo, si alguien tiene un problema en el corazón, se pone un marcapasos y se toma una pastilla no es suficiente. Cómo está la alimentación y el estrés de esa persona son también factores fundamentales.

La gente me decía ¿cómo hacías tu campaña si estabas mal? pero en realidad la pregunta para mí era: ¡¿cómo no hacerlo?!

Por eso, cuando un medico veo que tiene una visión integral a mí ya me da confianza. Los especialistas tienden a no tener ese tipo de mirada generalista pero para mí es esencial tener un médico de cabecera que lo pueda tener todo en cuenta.

¿Cuando te dijeron que tenías cáncer cómo te tomaste la noticia?

Yo siempre soy una persona muy positiva y hasta no saber seguro lo de mi cáncer estaba decidida a no deprimirme. De hecho nunca me deprimo y sabía que no me lo tenía que tomar tan en serio, es decir, sí tomar las medidas necesarias pero en mi cabeza recuerdo que podían ser otras enfermedades. Yo siempre soy así para no sufrir antes de tiempo.

¿Y el dinero?cáncer la fábrica de las palabras

El dinero, a pesar de ser una dificultad lógica, era un motivador porque yo tenía algo en qué trabajar. Para mí siempre la energía atrae más energía y pensaba que entrar en el rol de enferma podía ser fatal, literalmente.

Como soy productora empecé a producir, a producir mi salvación. Fue algo muy motivador que me llenaba de vitalidad a pesar de toda la dificultad. La gente me decía ¿cómo hacías tu campaña si estabas mal? pero en realidad la pregunta para mí era: ¡¿cómo no hacerlo?!

¿Cómo nació la campaña Todos con Sachi?

Nosotros en ningún momento imaginamos que iba a pasar todo lo que pasó. Cuando nos fuimos a Sao Paulo para el diagnóstico salió lo de la rifa para pagar los gastos porque no teníamos ahorros. Nos imaginábamos juntar algo así como 10 millones y pagar el resto con la tarjeta de crédito o con el dinero que me dio mi papá.

Comenté lo de mi rifa con Valeria Gallarini y ella, como buena productora y amiga de todos, consiguió 50 premios. La rifa pasó de ser una rifita a ser LA RIFA. Muchas de las grandes marcas de Paraguay  estaban presentes así que eso nos empujó a vender más, había como 30 millones de guaraníes en premios.

Roberto, mi novio, me dijo que iba a subir lo de la rifa a las redes y ahí explotó. Los medios empezaron a comunicarse, surgió lo de la rifa electrónica y todo comenzó a viralizarse.  cáncer la fábrica de las palabras

Más tarde Fati Fernández Mercado, una amiga mía y publicista me dijo: “Sachi, hay que hacer una campaña”. En ese momento me di cuenta que, de hecho la campaña ya estaba en marcha, la primera rifa estaba sucediendo y me habían donado 30 millones a raíz de un evento japonés, entre otras cosas.

Necesitábamos 850 millones y al final, con todo lo que hicimos conseguimos 550. Ahora, ya sana y recuperada, a pesar de mis deudas no quiero seguir con las campañas y lentamente iremos reponiendo lo que no nos llegó para pagar.

Hoy por hoy me veo bien y es como quiero que la gente me vea.

¿Qué le dirías a una persona a la que acaban de diagnosticar cáncer?

Yo decidí no sentirme mal antes de tiempo. Esa es mi forma de ser pero me cuesta decir haz esto o lo otro, porque depende de la forma de ser, de la forma de ver la vida, del contexto y de otros factores.

Creo que cuando algo se está yendo por el mal camino hay que tratar de ordenarse, encontrar una vía de salvación, una hoja de ruta. Eso al menos te da la tranquilidad de que lo estás haciendo lo mejor que puedes. La peor sensación es cuando uno está

cáncer la fábrica de las palabras

mal y no hace nada o cuando uno no sabe qué hacer.

El no tener camino es lo que desespera.

Creo que particularmente con el tema del cáncer es esencial no convertir la enfermedad en un tabú, contarlo, pedir ayuda, pero pedirla a las personas correctas porque algunos ayudan a la persona en lo que creen que necesita y otros escuchan y ayudan en lo que la persona te está diciendo que necesita. Hay personas maravillosas ahí afuera.

¿A qué te dedicas ahora?

Hago producciones de moda para revistas, para audiovisual, hago vestuarios, soy directora de artes escénicas, soy comunicadora y organizadora de eventos. Además tengo una tienda online con un nombre que tiene mucho que ver con mi historia. Visita mi perfil de Instagram para ver más.

Rosa Grimaldi La Fabrica de las PalabrasMi nombre es Rosa Grimaldi, fundadora de La Fábrica de las Palabras y redactora de contenidos  digitales que ayudarán a tu negocio a posicionarte en internet. Esta entrevista es solo una pequeña muestra de lo que se puede hacer en un blog corporativo con mis servicios de redacción. Solicita presupuesto rellenando el formulario más abajo o entra en mi grupo de Facebook para aprender a redactar en digital GRATIS.

 

Share on Facebook580Share on Google+0Tweet about this on Twitter2Pin on Pinterest1Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Deja un comentario